miércoles, 3 de octubre de 2007

La transexualidad no es una enfermedad, es un derecho

BASTA DISFORIA DE GÉNERO! NO SOMOS ENFERMOS MENTALES
Manifestación por la lucha Transgénero, Transexual e Intersexual
Domingo 7 de Octubre del 2007 a las 18h00- Pl. Universidad- Barcelona

Manifiesto Trans



La OMS considera la transexualidad y el transgenerismo como patologías mentales, clasificándolos bajo el término de “Trastornos de la Identidad de Género” en la Clasificación Internacional de Enfermedades ( CIE-10). Esta clasificación de enfermedades es el modelo de referencia de los profesionales de la salud de todos los Estados. Por eso, las personas trans de todo el mundo nos vemos obligadas a pasar por equipos oficiales de psiquiatras que evalúan nuestra identidad de género tanto para acceder a tratamientos hormonales como al cambio de nombre y sexo en los documentos oficiales.

El Estado Español asume esta definición psiquiátrica con la recientemente aprobada “ley de identidad de género” que obliga a obtener un diagnóstico de disfória de género para poder cambiar el nombre y el sexo en los documentos oficiales, excluyendo a menores de 18 años, inmigrantes y discapacitados psíquicos.

Nuestro género no puede ser evaluado, ni desde la psiquiatría, ni desde ninguna otra disciplina, y mucho menos penalizado o condicionado por el mismo servicio de sanidad que debería garantizar nuestro pleno desarrollo físico, emocional y social. Exigimos un sistema de Salud Pública que respete nuestros cuerpos intersexuales y transexuales, sin ser juzgados sistemáticamente por la moral médica. Diagnosticar “trastorno de la Identidad de Género” es limitar la construcción de nuestros cuerpos y es una violación de nuestras libertades individuales. La diversidad de identidades es infinita y no puede ser encasillada en un modelo hombre/mujer. Y al mismo tiempo cuestionamos la necesidad de mencionar el sexo en los documentos oficiales. Es imprescindible, para evitar la exclusión de las personas trans, luchar contra la transfobia en el ámbito educativo, penitenciario, en los medios de comunicación, etc, y especialmente en el mundo laboral, garantizando el acceso al trabajo. Al mismo tiempo, hace falta dignificar el trabajo sexual y asegurar condiciones de salud y seguridad en su desarrollo.

Ahora que la Clasificación Internacional de Enfermedades está en proceso de revisión es el momento de luchar para que se retire el “ Trastorno de la Identidad de Género” de este manual, de la misma forma que el año 1990 la homosexualidad dejo de considerarse una enfermedad en esta clasificación. En este sentido, la implicación y el posicionamiento de la comunidad médica en la lucha por la desclasificación del Trastorno de Identidad de Género es fundamental.

Las presiones de género nos afectan a todos, en tanto que determinan como nos tenemos que comportar y relacionar haciéndonos encajar en unas identidades pre-diseñadas. Es por eso que esta lucha no es exclusivamente trans, sino que e suna lucha que nos implica a todo@s.

El día 7 de octubre nos manifestamos de manera conjunta en Paris y Barcelona, ya que esta tiene que ser una lucha internacional que se construya a partir de acciones simultaneas y coordinadas en diferentes ciudades del mundo.

Porque no somos enfermos mentales por el hehco de ser trans no somos trastornados por construir el género fuera de las normas establecidas por la medicina y los gobiernos; queremos hacer oír nuestra voz y no ser nunca más tratados como víctimas no como enfermos políticos; porque queremos tener el derecho a decidir sobre nuestros cuerpos: los activistas trans que firmamos este manifiesto exigimos la retirada del “Trastorno de la Identidad de Género” de la Clasificación Internacional de Enfermedades, y la completa despatologización de las identidades trans.


1 comentario:

gaby dijo...

y que tiene que ver house con todo esto?